BODA + BAUTIZO

21 marzo 2010

Qué cosas tiene esto de internet: se pone uno a vivir la vida real unos días, y cuando se descuida resulta que ha pasado más de un mes haciendo cosas útiles en el mundo no virtual, sin poder parar el tiempo suficiente como para dejar constancia de lo sucedido. Pongámonos al día:

Resulta que íbamos a bautizar a Dani un mes antes de casarnos, pero por motivos de salud de algún familiar tuvimos que aplazar la ceremonia eclesiástica. Al final el día 13 de febrero –víspera de San Valentín, pero juramos y perjuramos que no elegimos esa fecha adrede– pasamos por el ayuntamiento de Paiporta para certificar una unión que ya llevaba más de ocho años en perfecto funcionamiento.

Unos pocos –y selectos– familiares dejaron constancia de nuestro enlace matrimonial, y luego nos fuimos de comilona a un buen restaurante de Montserrat, donde pasamos unas cuantas horas en buena compañía (como siempre que nos juntamos unos cuantos de los que formábamos parte de ese grupo, todo sea dicho), tanto humana como culinaria. Salió un día frío y ligeramente lluvioso, pero la verdad es que apenas nos importó.

Transcurrió una semana y el día 21 llegó el turno del bautizo de Dani. Esta vez sí tocaba pasar por la iglesia, qué remedio, y casi repetimos el reducido plantel de invitados (no somos nada amigos de estas ceremonias, ni de hacer que a la gente le toque pasar por caja). Esta vez preparamos un montón de comida en nuestra casa y montamos un banquete que dio pie, de nuevo, a la charla agradable en buena compañía.

La verdad es que, entre preparativos, trámites y demás –compra el anillo, búscate un traje, confirma el restaurante, encarga la tarta y el ramo…– hemos pasado un inicio de febrero bastante atareado, y el último fin de semana nos quedamos en casa, tirados en el sofá viendo series de las buenas (Alias, básicamente), recuperándonos de un par de acontecimientos que no queríamos postergar más.

b.s.o. THE WEDDING PRESENT “Why are you being so reasonable now?”

Anuncios

LA BODA

12 febrero 2010

No os digo nada y os lo digo todo:

¿Cómo que os vais a casar?
Pero, ¿qué estás diciendo?
No puedo creer que sea verdad, claro que estoy contento.

Ya verás cuando se lo diga a los demás.
No quiero ni imaginar la cara que pondrán.
Se van a quedar de piedra, yo prefiero no estar cerca.

Va a haber que reconocer que todo esto se acaba.
Y ahora, ¿cómo vamos a fingir que no ha cambiado nada?

Y además, ¿cómo querréis que os llamemos?
¿Señor y señora? No me hagas reír.
Visualiza esas palabras en el buzón de tu casa.

No os caséis, no os caséis, vámonos a tomar algo.
No os caséis, no os caséis, demos una vuelta en cambio.
No os caséis, no os caséis, ya le explico yo al padrino.
No os caséis, no os caséis, si total os da lo mismo.

Y encima querrás que cantemos en la iglesia,
y en la fiesta, y además que vayamos en frac,
y la camisa, ¿de gemelos o botones?,
y chaleco y los zapatos, ¿mocasines o cordones?

No os caséis, no os caséis, vámonos a tomar algo.
No os caséis, no os caséis, demos una vuelta en cambio.
No os caséis, no os caséis, ya le explico yo al padrino.
No os caséis, no os caséis, si total os da lo mismo.

b.s.o. ASTRUD “La boda”


DIARIO DE ENERO

25 enero 2010

Demasiados días sin entrar por aquí. Vayamos actualizando información:

-La familia bien, gracias. Dani está bastante constipado estos últimos días, pero seguimos alucinando con lo bien que se porta, lo mucho que come y las pequeñas alegrías que nos da. Que sí, que igual se estropea cuando llegue a la adolescencia, pero que nos quiten lo bailao mientras tanto.

-El trabajo no anda mal tampoco. Parece mentira que ya nos estemos acercando al ecuador del curso académico. Ahora tenemos pocas fiestas hasta llegar a Fallas (con nueve días de asueto y un viaje a Granada en el horizonte, para huir de las putas discomóviles), con la fiesta del fundador del colegio por el medio (este viernes, e iré disfrazado de romano). Los niños andan revoltosos, pero controlables la mayoría de los días.

-El ocio. El otro día fuimos a la biblioteca de nuestro pueblo y nos aprovisionamos de libros y cómics para unas cuantas semanas. Además, estoy intentando escuchar más música (brutal el Heavenly hell de L.A.) y podcasts que antes, e ir avanzando en unas cuantas series (sobre todo Alias) que nos tienen bastante enganchados. El cine no suele fallar cada fin de semana (recomiendo Up in the air), aunque el nuevo inquilino de la casa también reclama su porción de tiempo y dedicación, por supuesto, así que hacemos lo que buenamente podemos.

-Preparativos diversos. Hemos tenido que aplazar el bautizo de Dani debido a un problema médico de la abuela de Ella, así que ahora acabará siendo una semana después de nuestra boda (por lo civil, eso sí), prevista para mediados de febrero. Juntaremos a la familia más cercana en ambos acontecimientos, echaremos unas firmitas donde toque, y si te he visto no me acuerdo (bueno, es un decir).

Hasta aquí he llegado por hoy.

b.s.o. L.A. “Crystal clear”


FELIZ NAVIDAD

24 diciembre 2009

Pues eso.

b.s.o. LOS PLANETAS “El espíritu de la Navidad”


LEJOS DEL MUNDANAL RUIDO INFORMÁTICO

5 noviembre 2009

ordenador roto

(Preparad las pupilas, que este post me ha quedado algo largo.)

Aprovecho el comentario sobre el libro de Javier Marías que hice en un post reciente para citar unas frases sacadas de la página 239 de la edición de Alfaguara.

La gente nunca para, en gran medida, porque tiene móvil y ordenador, y esa es la razón por la que yo carezco de lo uno y de lo otro. No estoy dispuesto a que cualquier majadero me interrumpa mis actividades, mis pensamientos o mis musarañas, esté donde esté. No deseo “estar conectado”, ni enterarme de todo enseguida. Nada me resultaría más atroz que estar localizable siempre, o que recibir más llamadas y cartas y publicidad y tonterías de las que ya me llegan a través del teléfono fijo, el fax y el correo ordinario.

Vale, la actitud de Marías de no tener móvil u ordenador puede que sea llevar demasiado al extremo su postura, pero viendo la cantidad de gente que puebla justamente el extremo opuesto (los fanáticos de la tecnología, los enganchados a internet…), tampoco me parece mal que el novelista se posicione allí, y casi entiendo las razones que expone en su artículo, ya que yo mismo me he descubierto teniendo arranques temporales de parecida naturaleza.

Por un lado, uso el móvil básicamente para saber cuándo tengo que pasarme a recoger películas para subtitular, o para quedar y que me den invitaciones para el cine, discos o cómics que criticar… además de para estar comunicado con Ella, claro. Hace poco cambié de teléfono y alguien me comentó que un buen móvil debía tener tres cosas ultramegaimportantes que no recuerdo muy bien, pero que básicamente se relacionaban con navegar por internet con facilidad y cosas así. Qué queréis que os diga, yo soy más de esos trogloditas que usan la muletilla cutre aquella de sólo lo uso para llamar y enviar sms. (Ya tengo internet en casa, gracias, con una pantalla, un ratón y un teclado enormes que se manejan con mucha más comodidad).

Llamadme anticuado, pero mi concepción de internet lo limita a consultarlo cuando llego a casa. Mientras ando por ahí llevo complementos de otro tipo, tales como un buen libro para ir leyendo en el metro o un reproductor de mp3 para ir oyendo dos o tres canciones por la calle. Qué narices, y a veces incluso me dedico en silencio a ordenar mis pensamientos –mi trabajo me cuesta– y a darle vueltas a cosas que me preocupan. Supongo que si además usara internet en esos contextos acabaría perdiendo el tiempo miserablemente, que es básicamente también lo que hago con internet en casa. Hablar de lo (nada) que uso los lectores de feeds, Google Maps y recursos similares supongo que no vale la pena.

¡Déjate el portátil en casa, hombre!

No entiendo a la gente que se va con el ordenador portátil a la playa. ¡Pero si a mí ya me cuesta horrores llevarme un libro con una edición medio decente! ¿De verdad es tan urgente lo que tienes que hacer en el portátil que te arriesgas a que se te estropee por la arena o el agua, o a que te lo roben? Además, una vez me bajé la Nintendo DS a la playa y apenas se veía la pantalla. ¿Es que sólo estoy mal de la vista yo?

Un párrafo más, esta vez para Twitter. Este servicio me engancha dos o tres días seguidos, para luego provocarme un rechazo por saturación que sólo puedo solventar desconectándome de ese ambiente durante unos días (bien es cierto que hay temporadas donde la cantidad de trabajo que tengo ya logra apartarme de él sin mucho esfuerzo). Desde la barrera presencio cómo hay gente que habla compulsivamente de todo lo que está haciendo, de lo que quiere hacer, de lo que piensa, de lo que caga… A todas horas y desde cualquier lugar.

Resumiendo, en mi caso personal yo abogo por la contención y por alguna que otra descontaminación ocasional, acercándome a la postura de Javier Marías que mencionaba al principio. Necesito desconectar y vivir durante el suficiente tiempo en la vida de carne y hueso, más allá de la virtual. Necesito tocar un cómic para poder disfturarlo como está mandado, necesito tener algo parecido a un soporte físico para gozar con un álbum de música, necesito mirar a la gente que pasa a mi alrededor para fijarme en ellos y reírme de sus pintas…

No sé si me he explicado bien, pero quería dejar constancia de mi postura ante tanta dependencia de ciertos tipos de tecnología. En mi opinión hay demasiada gente que se ha acostumbrado en exceso al ruido que emite internet, y hay personas muy enganchadas al mismo, no concibiendo sus días sin él. De momento me resisto a ese embrujo.

b.s.o. KRAFTWERK “Computer love”


KRUSTY FOR PRESIDENT

3 octubre 2009

Krusty

Hace un par de días elegimos delegado y subdelegado del grupo del que soy tutor en mi colegio. Antes de iniciar el proceso electoral, expliqué a los alumnos los diferentes tipos de votos que podían darse: válidos, nulos, abstenciones, en blanco. Uno de los chicos me pidió que especificara qué es un voto nulo, a lo que respondí:

Un voto nulo sería si, en vez de votar a uno de los candidatos, abro la papeleta y pone KRUSTY EL PAYASO, más que nada porque Krusty no es un alumno de esta clase.

Finalmente el chaval que ha acabado siendo delegado consiguió un total de 12 votos, el subdelegado 11 votos, y Krusty el payaso logró cosechar 3 votos

Es un dato que da para estar pensando un buen rato, ¿verdad?

b.s.o. DEATH CAB FOR CUTIE “President of what?”


TUTOR

2 octubre 2009

Esta semana está siendo particularmente estresante. El curso escolar ya se encuentra a pleno rendimiento –cuando escribo esto acaban de empezar las clases por la tarde también–, y a medida que avanzan los días el cansancio se va acumulando, parejo al desgaste que conlleva pelearse (metafóricamente, claro) con los estudiantes de Secundaria cada jornada, a la preparación de las clases, a la corrección de trabajos, al papeleo asociado al mundo de la enseñanza… pero sobre todo a la atención que debo dedicar a los treinta alumnos que forman parte de mi tutoría.

Sí, este año me he estrenado como tutor en 2º de ESO. Aunque se vea como un marrón por muchos de los compañeros, lo cierto es que ya me hacía ilusión, después de cuatro años en el centro como profesor raso, enfrentarme a la tarea de seguir muy de cerca las evoluciones de mi grupo, controlando sus progresos y manteniendo un estrecho contacto con sus progenitores. Casualmente esta labor casi paterna ha coincidido con el estreno de mi otra paternidad, la de verdad, así que me toca vivir un curso cuidando de 31 retoños.

El trabajo de tutor desgasta bastante. Ya voy entendiendo a aquellos docentes que se quejan de que no les dan tregua, renovándoles en el cargo cada nuevo curso. Tienes que estar pendiente de cada pequeño detalle que acontece en tu clase, de las enfermedades y lesiones de sus integrantes, de los conflictos que surgen entre ellos o con compañeros de otros grupos, de su rendimiento escolar, de su actitud, de sus problemas de comprensión de ciertas materias… E interceder entre alumnos, profesores y familias para lograr que todos queden satisfechos con las decisiones adoptadas.

Hay que añadir que además te toca participar en todas las salidas que se hacen fuera del centro (no sin antes haber recogido el dinero pertinente y las autorizaciones de los padres), en las sesiones de tutoría donde se dan charlas de todo tipo, en las celebraciones del fundador del colegio (luciendo disfraces variados), y en las reuniones de padres. Sin ir más lejos, ayer tuve una en la que creo que me desenvolví bastante bien –teniendo en cuenta mi bisoñez en ese tipo de lides–, y de la que salí con un subidón de moral más que importante.

Ya me han dicho que mi grupo es uno de los más complicados de los últimos años, debido al nivel académico de ciertos alumnos, al comportamiento de otros y a problemas mucho más complicados de otro pequeño segmento de la misma. O sea, que si ya me había planteado este curso como un desafío –con Dani por un lado y la tutoría por otro–, se confirma que me esperan días complicados, pero también una profunda satisfacción si logro llegar a buen puerto. Por ganas de hacerlo bien no será, desde luego.

b.s.o. LEONARD COHEN “Teachers”